¿Alguien te hirió?

Alguien te hirió, tal vez ayer, tal vez hace una pila de años, y no puedes olvidarlo. La herida fue profunda, y continúa doliéndote hoy. 
No estás solo. Todos nos hacemos camino a través de la confusión de un mundo en el que aún la personas bien intencionadas se lastiman unas a otras. 
Al entrar en relaciones personales profundas, solemos abrirnos al riesgo de ser heridos.
El perdón es un invento de Dios pensado para conciliarnos con un mundo en el cual, a pesar de las mejores intenciones, las personas se comportan injustamente unas con otras y se hacen profundo daño.  —Lewis B. Smedes

Él partió perdonándonos a nosotros. Y nos invita a todos a perdonarnos unos a otros. Ejercitar el perdón es nuestra más sublime contribución a la sanación del mundo.  – Marianne Williamson

Advertisements

Did Someone Hurt You?

Someone hurt you, maybe yesterday, maybe a lifetime ago, and you cannot forget it.  The hurt went deep, and it keeps on hurting you now. You are not alone. We all muddle our way through a world where even wellmeaning people hurt each other.
When we invest ourselves in deep personal relationships, we often open ourselves to hurt. Forgiveness is God’s invention for coming to terms with a world in which, despite their best intentions, people are unfair to each other and hurt each other deeply. He began by forgiving us. And He invites us all to forgive each other. – Lewis B. Smedes

The practice of forgiveness is our most important contribution to the healing of the world.   —Marianne Williamson